PRESIDENTE Guaidó pide a Alberto Fernández que explique si su Gobierno relativiza las violaciones de DDHH - Representación Diplomática de Venezuela en Argentina
16386
post-template-default,single,single-post,postid-16386,single-format-standard,bridge-core-1.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-18.0.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

PRESIDENTE Guaidó pide a Alberto Fernández que explique si su Gobierno relativiza las violaciones de DDHH

El presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, pidió al presidente argentino, Alberto Fernández, explicar si la posición que tuvo el embajador Carlos Raimundi en la OEA es la de su Gobierno.

«Yo quisiera saber si la representación de su embajador en la OEA es la representación del Ejecutivo en Argentina. Si la relativización del dolor, del sufrimiento humano en Venezuela representa al Ejecutivo en Argentina», cuestionó Guaidó en entrevista con A24.

El también presidente de la Asamblea Nacional enfatizó que no se puede ser neutral ante los crímenes de lesa humanidad documentados por la Misión de Determinación de Hechos de la ONU y por la Alta Comisionada, Michelle Bachelet.

«No podemos voltear la cara mientras hay un genocidio silencioso en Venezuela (…) Relativizar con el dolor humano, con la violación de DDHH, es ponerse del lado del opresor. No hay neutralidad en materia de DDHH, en materia de la dignidad y los derechos fundamentales del ser humano», expresó Guaidó ante el discurso que tuvo el embajador Raimundi en el Consejo Permanente de la OEA.

El reciente informe de la ONU determina que tanto Nicolás Maduro como sus ministros ordenaron y permitieron la ejecución de crímenes de lesa humanidad.

Este documento se suma a la actualización hecha por la Alta Comisionada de la ONU, Michelle Bachelet, la semana pasada, en la que denunció que continúan la represión y las torturas en Venezuela, y reportó que entre enero y agosto de este año las fuerzas del régimen han asesinado a más de 2 mil personas en «operativos de seguridad» en los barrios pobres de Venezuela.